Si hay algo que diferencia al ser humano del resto de los seres vivos es su capacidad para hablar, que no para comunicarse, pero si para hablar y para crear infinitas combinaciones a partir de tan solo unos cuantos caracteres, las letras, 28 exactamente en el caso del español.

Y me abruma, a veces, esa capacidad que tenemos los humanos para unir unas cuantas de estas letras y crear así un sonido que conlleva un significado y que no deja indiferente al que lo escucha. Piensen en el nombre de alguien a quien aman o en el de un lugar al que siempre querrían volver… y noten la magia de las palabras. Igual sirven para lo bueno como para lo malo, claro está, porque hay palabras que provocan daño físico, angustia y desesperación.

Hay realidades que solo existen porque podemos nombrarlas. En algún sitio leí una vez que lo que no tiene nombre no existe…. Bueno, puede que no sea del todo cierto, pero si le pones un nombre, si le das unas letras bien combinadas, su existencia se hace real y compartida.

Hay palabras que son intraducibles a otros idiomas porque su significado es intrínsecamente cultural, territorial, ancestral y reservado a aquellos que las han heredado de parte de su lengua madre…. o a aquellos osados que deciden aprender una lengua extranjera.

Y dije bien, osados, y sobre todo ahora, en el tiempo de las tecnologías super avanzadas, los traductores, los mega traductores que, según algunos, van a hacer que el trabajo de miles de profesores de lenguas se vea mermado. Al parecer, en algunos años no hará falta estudiar ninguna lengua, porque un pinganillo en el oído te irá diciendo en sueco, alemán, ruso , turco o lo que sea aquello que casi uno está pensando. No se cómo será el asunto este del traductor super directo, pero yo no dejaría que una máquina leyera mi mente y aún menos que hablara por mí, sin que yo estuviera muy segura de que lo que está diciendo, es exactamente lo que yo quiero expresar. Y con esto, no digo que no sean útiles los traductores o que no te puedan salvar de algún apurillo, pero de ahí a decidir que así ya no hay que estudiar lenguas…. Lo veo arriesgado y un poco pobre e insulso.

Sin embargo,  aprender una lengua nueva me resulta más bien de valientes, porque hay que tener verdadero valor y motivación para querer adentrarse en un nuevo mundo, en la infinita y laboriosa labor de aprender miles de combinaciones de letras totalmente ajenas a uno, hay  que desafiar a la mente para hacerle cambiar un patrón de pensamiento fijo ( por ejemplo, si tu lengua es el español sabes que la “a” marca el femenino ( salvo excepciones), así que cuando el pronombre sueco para “él” es “ han” tu mente se vuelve loca por un tiempo porque eso va en contra de tu patrón de pensamiento y asociación de géneros) y, más aún, hay que ampliar los horizontes de todo lo conocido, porque solo sumergiéndote también en la cultura de los territorios donde se habla esa lengua desconocida podrás realmente empaparte de la lengua y hacerla fluir por tu ser de forma natural.

La tarea de aprender una lengua es digna de héroes, parafraseando a los autores de la Gramática Básica del Estudiante de Español (el mejor libro de gramática que he encontrado), y como todos saben, los héroes tienen poderes, superpoderes, pues cuando hablas otra lengua también lo tienes; hablar una lengua extranjera es un superpoder per se.

Cuando uno ha recorrido un trozo del camino del aprendizaje de una nueva lengua empieza a notar los efectos efervescentes y mágicos, notas algo diferente en ti mismo, sientes un orgullo especial. A medida que avanzas en la senda de tu nueva lengua los efectos del superpoder se van haciendo cada vez más grandes y poderosos (y aquí un ejemplo de la fuerza de algunas palabras porque yo no diría poderoso sino mighty que es una palabra inglesa que me parece que hace referencia a lo que quiero expresar de manera más precisa y bella).

Si alguna vez has sentido los efectos del superpoder de hablar otra lengua, me encantaría que los compartieras y si hay palabras que te parecen que son especialmente mágicas, en cualquier idioma, también sería un placer conocerlas.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail